No permitas que la soledad te haga regresar con alguien con quien no fuiste feliz

Uno de los peores errores que podemos cometer endosados a la soledad, es aquel como regresar a estar con alguien con quien no fuimos felices. Alguien que nos demostró en un momento que no reunía las condiciones necesarias para nosotros sentirnos plenos y en armonía con lo que queremos o deseamos, especialmente en una relación amorosa.

Obviamente hay segundas oportunidades que resultan beneficiosas, que tienen una buena trayectoria y en donde ambos se ven beneficiados por ese retorno. Sin embargo la mayoría de estos casos que podríamos llamar exitosos, tienen un motor diferente a la soledad.

mujer-de-rojo-subida-a-una-escalera

Volver con alguien por sentirse solo, es el mensaje traducido de que no tenemos las maneras de encontrarnos a una nueva persona con la que nos podamos dar la oportunidad de conocernos y fomentar el tipo de relación que se mantenga en armonía con lo que queremos de la vida, entre ellas, la felicidad.

Y aunque si bien es cierto que la felicidad es una condición netamente personal, que solo depende de la relación que llevemos con nosotros mismos y que debe ser independiente de los eventos externos o las situaciones que atravesamos, es también cierto que hay quienes tienen la facilidad de sacarnos de nuestro centro, de apagar nuestra llama interior y aunque es nuestra responsabilidad no permitirlo, pues no dejan de tener cierta facilidad para ello.

mujer-en-cruce-de-caminos-regresando

Cuando se restablece una relación que ha llegado previamente a su fin, los motivos de unión deben estar alineados. Deben ser considerar una segunda oportunidad para poner en práctica lo aprendido en la ausencia del otro, donde se valoraron acciones, sentimientos, se sopesaron las diferencias y se ha acordado un renacimiento de la relación, considerando la ventaja de lo conocido y de los puntos débiles, así como de las virtudes y fortalezas individuales y de pareja.

Pero partir de la premisa de regresar con alguien con el que no se fue feliz, independientemente de los motivos de aquel momento, bajo la premisa de que preferimos correr el riesgo de estar nuevamente en el mismo estado de incomodidad, antes de aprender a disfrutar de nuestra soledad, o darnos la oportunidad de establecernos con alguien más, prácticamente nos condena al fracaso y tendríamos que hacer un esfuerzo grande para romper los paradigmas, las ideas preconcebidas y apartar de nuestra mente las dinámicas que nos hicieron asociar nuestra infelicidad con la pareja.

hombre-sentado-en-una-escalera

Todos somos libres de involucrarnos con quien queramos, las veces que lo consideremos. Obviamente evitando daños colaterales. Sin embargo, cuidémonos que nos muevan los motores alineados con lo que resulta más conveniente para nosotros y para quien esté de vuelta en nuestra vida.