Ocho costumbres para una pareja feliz

Las parejas que se pueden denominar “felices” son aquellas que mantienen una cierta cantidad de hábitos, actitudes y costumbres para favorecer la salud, el bienestar y el amor.

Un reciente estudio nos ofrece cuáles son las acciones que debemos respetar si queremos sentirnos realmente bien con nuestra “media naranja”. A continuación te las ofrecemos:

1 – Acostarse al mismo tiempo

Esto quiere decir, ir a la cama juntos. Según expresa un consultor (el encargado de la investigación), las parejas más felices son aquellas que resisten a la tentación de acostarse en diferentes horarios.

Esto se aplica también si ambos realizan actividades diferentes o incluso, si no se levantan a la misma hora a la mañana. Cuando se acuestan “al unísono”, se generan ciertos estímulos en el cuerpo que permiten descansar mejor.

2 – Cultivar intereses comunes

Es cierto que no se puede hacer todo con la pareja porque los espacios independientes son importantes, sin embargo, es bueno tener varias actividades en común. Cuando la pasión baja los niveles, es porque cada vez se hacen menos cosas en compañía. Cada uno está en “su mundo”.

pareja-bailando

Es preciso elegir algunas tareas para hacer de a dos, como cuidar el jardín, salir a caminar, ir al cine, disfrutar de la cocina, hacer las compras, etc. Para que la relación no se vuelva tan dependiente, también es vital mantener otras actividades por separado.

3 – Caminar de la mano

Cuando van de paseo, al mercado, a una fiesta, etc. En lugar de que uno quede un poco más atrás porque camina más despacio o estar separados, se recomienda andar cómodamente tomados de la mano, para equilibrar los ritmos cardíacos, el paso, etc. Si uno desea parar para mirar algo, ambos tienen que detener la marcha. Así no se perderá el sentido de “estar acompañado”.

4 – Confiar y perdonar

Los desacuerdos, las discusiones, las peleas, los malos entendidos, los enojos o no llegar a una solución, hacen que las parejas se desgasten. Si no queremos que esto ocurra, lo mejor es encontrar la manera de perdonarse, de llegar a un acuerdo, de volver a confiar, etc.

En vez de guardar rencor, es mejor dejar ese espacio para guardar amor. De esta manera, la relación permanecerá saludable por más tiempo. Perdonar nos permite liberarnos y continuar hacia adelante.

5 – Centrarse en lo que el otro hace bien

En lugar de buscar aquello que la pareja se equivoca (que sin dudas habrá varias cosas), hacer hincapié en sus virtudes. Si se empiezan a buscar errores, no sólo se hallarán, sino que también, se encontrarán peleas.

Si buscas lo bueno, tendrás un enorme tesoro ante ti. Las parejas felices acentúan siempre lo positivo. Esto no quiere decir dejar de lado lo negativo o directamente desestimarlo, sin embargo, es preciso equilibrar la balanza, y hacer críticas constructivas solamente por el bien de la persona y de la relación.

6 – Abrazarse al reencontrarse

Después de un día agotador en el trabajo, nada mejor que un abrazo apaciguador. Lo mismo puede ocurrir tras una pelea en el que cada uno está “en una galaxia diferente”.

abrazos-arbol

La piel tiene memoria sobre lo que ocurre, ya sea una buena caricia, un beso, un abrazo, un golpe, etc. A su vez, está comprobado que los abrazos ayudan a reducir el estrés, regular la respiración y los latidos del corazón, sentirse protegido y amado, olvidarse de los problemas, etc.

7 – Decir “te amo” y “buenos días” cada mañana

La paciencia, la tolerancia, el afecto y la relación se cultivan con estas dos simples frases, que engloban muchos sentimientos. El día comenzará sin problema, en son de paz, dejando de lado las molestias, dificultades o enfados, etc. Además, es una “promesa” y una renovación de los votos una y otra vez.

Nunca está demás decir lo que se siente, porque hace bien al organismo y a la mente. Desear un buen día sincero, demuestra lo que el otro significa.

8 – Decir buenas noches antes de dormir

Independientemente de cómo se sienta cada uno, de lo cansado o enfadado que se encuentren, un “buenas noches” es una especie de cierre para esa jornada, es una bandera blanca que apacigua, es un deseo de que el otro esté bien. Además, le indica a la pareja que sin importar el enojo o los sentimientos, hay algo más grande, es decir, el descanso.

Vía Yamila Papa para lamenteesmaravillosa.