Nos dejamos de buscar, no de querer

Así fue pasando el tiempo, aceptando cada día más que nuestro amor no estaba destinado a ser, leyendo entre lágrimas las páginas de nuestros libros de vida, que se confabulaban para hacer que no coincidiéramos, me buscabas, me alejaba… te buscaba, me alejabas. Sin entender muy bien cómo amándonos como lo hacemos todo resultaba en un imposible, en un amor de esos para ser recordados, por intenso, por doloroso, por apasionado, pero no de esos de para siempre, al menos no juntos.

567

Pienso que a veces debemos no ser tan tercos en la vida y escuchar las señales que se nos presentan, aunque esto represente acallar un poco nuestro corazón. Es cierto que él pocas veces se equivoca, pero por qué no pensar que está actuando dominado por el ego, ese que se encapricha y nos llena de frustración…

Nuestro corazón no se empeñaría en algo que nos haga sufrir reiterativamente, él más que nada busca nuestro paz, procura que encontremos nuestro centro y se siente mucho más cómodo cuando el dolor no lo aprisiona, aun cuando extrañe latir a toda prisa solo con susurrar tu nombre en mi mente.

97bcd6c01b04f2c57555bc3713ea6862

Sé que nunca quisiste hacerme daño, sabes que nunca quise hacerte daño, pero cómo nos herimos, cómo no logramos congeniar en lo mejor que sabíamos hacer, que era amarnos uno al otro. Será cuestión de madurez, de carácter, de costumbres, de crianza… o simplemente el arte de sabotear nuestra vida para hacerla complicada, para dar ese toque interesante y picante que solo ofrece el drama, esos insomnios angustiantes de no saber cómo solucionar las cosas, de no saber si podremos continuar o esos más intensos todavía de: Oh cómo lo extraño, cómo es que no está aquí en este justo momento, cómo es que no podemos estar bien amándonos como lo hacemos…

La vida es así, nos ofrece oportunidades que si no estamos preparados para manejar, que si no podemos crecer con ella, sencillamente perdemos… Sí puede que se nos presenten muchas más, quizás hasta mejores, pero créeme que me duele haberte dejado pasar, créeme que te extraño, que aunque ya no te busque, aunque ya tú no lo hagas, suspiro con tu recuerdo… Y sí aun algo dentro de mí, me dice que solo nos estamos preparando cada uno por nuestro lado para ver si el mismo tren se le ocurre pasar por nuestra estación nuevamente y en esa oportunidad saber manejar nuestro amor juntos.

parejaq.jpg_296026913