Evolucionar involucra eliminar

Evolucionar no es un proceso opcional, estamos acá en un continuo aprendizaje, experimentando a través de esta oportunidad todo aquello que es necesario para nuestro crecimiento. El detalle de esto es que normalmente en estos procesos tenemos como planes estructurados, como bosquejos de lo que haremos, pero de manera adicional y afortunadamente tenemos un libre albedrío, a través del cual tomamos las decisiones que consideramos.

Al decidir, lo hacemos considerando la información que procesamos en nuestras mentes y en el mejor de los casos escuchando nuestra intuición, que podemos catalogarla como la voz de nuestra alma. La mente puede trabajar a nuestro favor o en nuestra contra, dependiendo de qué tan adiestrada la tengamos.

desapego

Desde la mente opera el ego, que es una especie de personaje que intenta protegernos de peligros ficticios y cuyas estrategias siempre se basan en el miedo, por lo cual casi nunca nos impulsa a tomar las mejores decisiones, quizás las de menores riesgos, las que nos prometan un camino menos complicado, pero quizás las que por intentar protegernos de latentes peligros terminen encadenándonos, anclándonos a un sitio o manteniéndonos en una zona de confort que dista mucho de lo que en el fondo quisiéramos vivir.

Es por ello que para evolucionar, lo primero que tenemos que hacer es restarle protagonismo al ego, que por lo general es resistente a los cambios, a soltar, a aceptar y a dejar ir… Acciones netamente necesarias en cualquier proceso que implique crecimiento.

chica-sonriendo-bajo-la-lluvia

El eliminar es solo una de las manifestaciones de las acciones previamente mencionadas, pero con ella podemos resumir para efectos prácticos lo que queremos resaltar. Entendamos que el eliminar está asociado a:

  • Cambiar perspectivas y deshacernos de viejos patrones limitantes.
  • Dejar de frecuentar a cierto tipo de personas que por un motivo u otro nos impiden crecer.
  • Cortar las cadenas que nos mantienen en una situación.
  • Asumir compromisos solo desde el corazón y nada impuesto.
  • Restarle atención a lo que no nos gusta.
  • Salir de relaciones que comprometen nuestra felicidad.
  • Partir de los sitios que resultan inconvenientes para nosotros.
  • Sacar de nosotros los sentimientos que nos llevan un pasado doloroso.
  • Afrontar responsabilidades, soltando un papel de víctimas.
  • Dejar de lado las esperanzas en amores que no son correspondidos.
  • Romper con parámetros y creencias que nos limitan y nos llevan a menos.
  • Decirle lo al miedo y asumir la vida desde la fe y la certeza de que el universo está listo para darnos todo lo que necesitamos, solo tenemos que saber pedirlo.

ser-feliz

Así que, comienza a eliminar de tu vida aquello que te ate, que no te permita avanzar, que te haga sentir mal y ábrele paso a lo que sí quieres en la vida, evolucionando en tu proceso y en tu propósito de vida.

Por: Sara Espejo – Viajes del Corazón