Errores que hacen que ellos te pierdan

Si hablas con cualquier experto en pareja o coach sexual te dirá que no es extraño observar cómo algunos hombres autoboicotean sus relaciones de pareja aún estando enamorados y deseando a su chica. Parafraseando al novelista dominicano y ganador del Premio Pulitzer, Junot Díaz, “así es como la pierden”:

1. No prestan atención cuando pasais tiempo juntos

La presencia significa atención y conexión. Hay que dejar de revisar el teléfono, olvidarse del WhatsApp y estar atento a la persona que tienes delante. Y eso es aplicable por ambas partes. En definitiva, si alguien quiere salir con su teléfono lo tiene más fácil que con una chica. Según los terapeutas sexuales, la energía femenina requiere un cierto nivel de atención y algo de adoración y admiración. Así somos. Un pequeño elogio nos puede seducir (si se hace bien) pero una mirada de reojo al teléfono no nos pasará desaperciba. Muchas veces ellos dan a su chica por conseguida y se concentran en otras cosas que les parecen más importantes, pero la estrategia no es buena. Las mujeres prefieren estar solas que en una relación que le aporta inseguridad o indecisión. Para muchas mujeres lo más sexy de un hombre es que sepa lo que quiere. Si no siente que su chico le presta atención entenderá que tiene otros frentes abiertos. Y ella hará lo mismo.

Republica

Lo más sexy de un hombre es que sepa lo que quiere

2. Mienten

No importa la dimensión de la mentira, por pequeña que sea funciona para romper la confianza en el otro. Una mentira que puede tener poca importancia para un hombre es suficiente para que la mujer cuestione y remueva los cimientos de su relación. Una última cosa: Si una mujer se propone descubrir un engaño lo conseguirá más temprano que tarde.

3. Dosifican y administran sus sentimientos

Muchos hombres intentan controlar el sentimiento de las mujeres. Pretenden que ellas no se enamoren demasiado, no se hagan muchas ilusiones, no pongan etiquetas a la relación… pero resulta que la energía de las mujeres es apabullante y suele ser dominada por las emociones y los sentimientos. No nos gusta que nos instalen el dosificador.

hombre

4. No ven el valor que esa mujer trae a su vida

Muchos viven tan absortos en su realidad y sus intereses que cuando tienen una pareja que funciona, lo dan por hecho, y piensan que las cosas rodarán solas. La incorporan a sus hábitos como si fuera un nuevo complemento. Lo cierto es que la inercia no es buena para las relaciones. Cuando el hombre se olvida de poner energía y tiempo en su relación la mujer empieza a aburrirse. Como dice la psicoterapeuta Mariela Michelena: “Yo no sé lo que quieren los hombres pero las mujeres siempre quieren otra cosa, algo diferente”. Más claro…

Vía mujerhoy.