Algunas razones y motivos por los cuales las parejas discuten

Las parejas discuten, solucionan el problema, vuelven a discutir y así todo el rato, como si fuera una pescadilla que se muerde la cola. A veces estas “peleas” entre los dos miembros de una relación sentimental surgen por motivos de poca importancia y, pueden llegar a alargarse durante horas o incluso días.

Hay infinidad de razones y motivos por los cuales una pareja discute y, en algunos casos ocasionan rupturas u obligan a los dos afectado a visitar a algún profesional que lleve a cabo terapias para parejas en crisis, entre otras alternativas para ponerle solución a un problema. Algunos de los motivos más comunes que crean disputas en las parejas son los siguientes:

  • La impuntualidad. A nadie le gusta esperar durante mucho tiempo a alguien, y menos sin avisar. Lo mejor en estos casos es avisar e ir informando de todo a la otra persona.
  • Olvidar días o acontecimientos importantes. Ya sean aniversarios de noviazgos, de boda, cumpleaños, etc. para alguno de los dos miembros de la pareja seguro que es importante recordar estas fechas señaladas, por eso es conveniente buscar alguna fórmula para recordar estos días. Ésta puede ser una razón de peso para discutir.
  • Las mentiras y secretos. En una pareja la sinceridad y la confianza es fundamental, por eso si la mentira no es muy grave, lo mejor es reconocer la culpa, pedir disculpas y no volver a mentir más. De esta manera evitaremos futuras discusiones y enfados.
  • Dejar plantado al otro miembro. Solucionar un problema por este motivo es un poco complejo, ya que el miembro afectado siempre se sentirá dolido por algún plantón. Para intentar rebajar el enfado es aconsejable avisar a la otra persona e intentar no repetirlo otra vez.
  • Los celos. Típico, frecuente y el que más discusiones crea en la pareja. Para estos ataques, lo mejor es evitar los comentarios y miradas hacia otras personas que puedan molestar al otro miembro de la pareja.
  • Dejar en evidencia delante de la gente. A nadie le gusta que su pareja le grite o la menosprecie en público, por eso hay que intentar reservar las discusiones para casa.
  • La ausencia en ocasiones importantes. Si es importante para tu pareja intenta no faltar porque puede que le moleste que no estés junto a ella. Puede ser una boda, la muerte de un ser querido, un cumpleaños, etc.

parejas

  • No cumplir promesas. Si sabes que no lo vas a hacer, no lo digas porque la otra persona puede ilusionarse y esperar algo que no va a llegar.
  • El mal humor o los enfados ajenos a la pareja. Hay que saber separar y diferenciar los problemas de la relación con los del trabajo u otros ámbitos. De esta manera evitaremos pagar los enfados con el otro miembro de la pareja.

Vía psicoactiva.